Muévete por la EM

¿Dónde está la fuerza para luchar contra la Esclerosis Múltiple?

fuerza-para-luchar

Este mes hace 5 años desde que pisé con pies firmes la cima del Kilimanjaro. Y echando la vista atrás, cada vez tengo más claro que la mejor parte de esa aventura, no fue la llegada a la cima, sino el viaje que hice al mismo tiempo a las entrañas de la Esclerosis Múltiple.

giphy1La Esclerosis Múltiple es un laberinto infinito. Tan pronto crees tenerlo todo controlado, como te encuentras una calle sin salida y vuelves a verte, de pronto, en el punto de salida.

Ya hace 13 años que mi vida pasó de ser una vida normal, a una vida con Esclerosis Múltiple. Y hace 5 años que mi vida con Esclerosis Múltiple pasó de ser una vida de miedos, a una vida de lucha.

No necesité pisar la cima para comprender por qué tenía que formar parte de esta batalla. No necesité caminar durante horas, cargar grandes mochilas y curarme las heridas. Porque la lucha contra la Esclerosis Múltiple la llevé por dentro, y nació el segundo en el que dije SÍ a enfrentarme a una montaña de 5.892metros. Dije SÍ a enfrentarme a lo desconocido.

giphyAquel día supe que ya no habría vuelta atrás. Que enfrentarme a esa montaña era enfrentarme al miedo que me daba la Esclerosis Múltiple. Y desde entonces, cada vez que he dudado de mi fuerza para seguir enfrentándome a ella, me he recordado a mí misma que la respuesta a esta lucha va encontrar de mí sólo es una: tirar hacia adelante. Tirar siempre hacia adelante.

Hoy hace 5 años de todo aquello. Y hoy sé que la fuerza que tengo para enfrentarme a la Esclerosis Múltiple no la encontré en la cima del Kilimanjaro. La llevaba dentro desde el principio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *